lunes, mayo 29, 2017

Música diaria

Inevitablemente está. Puedo cruzarme mal con mis hijos, bancar una resaca estomacal, hacer una y otra vez las cuentas buscando algún saldo a favor del mayo interminable, sin suerte. Con todo esto, siempre hay una chance para que una canción se cuele en la rutina y la transforme en algo mejor.

Ayer, por ejemplo, Saverio peló guitarra y cantó * "Where Did You Sleep Last Night", honrando a Cobain. Lejos de suponer que el tema hablaba de una chica negra (no era black girl, sino 'My Girl'), después nos contó que el tema es de 1944. "No me gusta las canciones de campo", manifestó Cata con esa sabiduría que viene de las tripas y con acierto: "Where did.."es un tema folk, de 1870, oriunda de los Apalacyes, cuyo autor desconocido fue honrado por el lider de Nirvana, pero también Pete Seger, Dylan y Leadbelly, quien precisamente popularizó el tema en el 44. https://www.youtube.com/watch?v=PsfcUZBMSSg



Pero decía que la música diaria prepotea a la modorra cotidiana, sin medir género, estilo ni tiempo. Me encuentro con Mario, el carnicero (¿hablé de él aquí alguna vez?), feliz porque pudo utilizar el grabadorcito que le limpié días atrás. De hábitos a la vieja usanza, el hombre devolvió gentileza con sendos choris, prestos a ser parrilleados en breve.
Don Mario, decía, estaba conforme con su versión íntima de "Yo no canto por vos" y **"De mi madre". Su voz profunda alterna el aire entre punteos lentos pero cuidados. Sin querer, durante algunos minutos, ahí (que fue aquí) estamos los tres Mario, su inseparable esposa Norma y yo, en una mañana de lunes mirando a la humedad de la calle, o para mejor decir apuntando la vista a la nada, mascullando las estrofas del hombre que canta, mientras su grabadorcito hace el milagro de frenar la adversidad, lo ordinario de la jornada.
"Tengo 110 canciones ensayadas", provoca, satisfecho por haber albergado las dos primeras cual tesoro, entre cortes y achuras. Me voy. Florencia Ruiz acompañada por el Mono Fontana, seguirán un rato a la tarde con la intimista "Correr" (ofreciendo, la mirada, voy perdiendo, la palabra, la luz, casi encuentro, alejada, desear la luz, desear la luz) Desear la luuuz cierra la chica que es maestra, cuya voz subyuga a más sabios espectadores japoneses una vez al año, en contradicción con la indiferencia y tirana indiferencia porteña. Despejo la ruta antes del diario con el agradecimiento de Robertito Plant y Jaime Page y su guitarra potente, más la aplanadora marroquí que los banca en el disco, abren el cielo de prepo.
Les dije que la música (bah, el arte) nos salva??
Saludos.

*My girl, my girl, don't lie to me
Tell me where did you sleep last night
In the pines, in the pines, where the sun don't ever shine
I would shiver the whole night through
My girl, my girl, where will you go
I'm going the cold wind blows
In the pines, in the pines, where the sun don't ever shine
I would shiver the whole night through
My girl, my girl, don't you lie to me
Tell me where did you sleep last night
In the pines, in the pines, where the sun don't ever shine
I would shiver the whole night through
My husband was a hardworking man
Killed a mile and a half from here
His head was found in a driving wheel
And his body hasn't ever been found
My girl, my girl, don't you lie to me
Tell me where did you sleep last night
In the pines, in the pines, where the sun don't ever shine
I would shiver the whole night through
Autores de la canción: Huddie Ledbetter

**Volveré; volveré: 
me espera la noche vestida de azul. 
Y hasta el arroyito que baja del cerro, 
traerá recuerdos de mi juventud. 
Volveré; volveré 
donde esta mi madre esperándome. 
De nuevo en sus brazos volver a ser niño; 
vivir como sólo se vive una vez. 
Azahar de blancos jazmines, 
que aroman el patio del viejo jardín. 
Un beso de luna me espera en los valles: 
mi rancho, mi madre, todo mi sentir. 
Volveré; volveré 
por ese camino que ayer me alejó, 
al rumbo del ave que vuelve a su nido, 
buscando el alivio para su dolor. 
Volveré, volveré 
y lejos la noche repite mi voz. 
La voz de un cariño que lejos se siente 

y llama al ausente de su corazón.