miércoles, abril 06, 2016

Embaucado con otra serie: Better Call Saul

Mientras nuestro mundo se dirime entre la cadena nacional #matenabaez (por ende, Cris) y liberen a Mauri, uno se sumerge en otra ficción para ratificar que siempre existirán buenas historias, aún con el ¿40? por ciento de inflación y el aumento del agua previsto en un 500 %.

Hecha la salvedad pertinente, celebro que Netflix rompa promocionándonos algunas de sus producciones exclusivas. En este caso, Better Call Saul; promediando la segunda temporada aún no descifré las razones de tal nombre (¿será por insomne que se me escapan algunas cosas?)



Comparto con ustedes una mini guía: el protagonista es Jimmy McGill (enorme Bob Odenkirk) un embaucador devenido en abogado (no, no es oximonón aunque intenten suponerlo). El tipo quiere redimirse, intentando agradar a su hermano mayor Chuck McGill (Michael McKean), (dueño de un encumbrado buffet de cuervos, pero de licencia por una extraña enfermedad) y hace toooodo el recorrido, pagando su derecho de piso, con tal de obtener reconocimiento y por ende, su propio escritorio.

Hay un tipo del estacionamiento del juzgado (cuasi peaje nuestro), ex policía, calvo. Mike Ehrmantraut:(Jonathan Banks) es de esos personajes a quien apenas el espectador lo ve, lo quiere para su equipo, ssu aspecto emula a Breaking Bad,de paso aclaro que esta serie precisamente es una precuela de aquella exitosa. Por último, por dejar para el final lo mejor, se destaca Kim Wexler (Rhea Seehorn) colega de Jim y especie de musa y ángel. Siempre a su alcance, siempre protegiéndolo y cuya frialdad primigenia enamora en el acto, a Jim, probablemente pero sobretodo a un servidor.

Los planteos acerca de la moral o del deber ser, se corren permanentemente. En un coro de personalidades grises (ni malos absolutos, ni buenos naif, ni razonamientos obvios), hace que la serie atrapante de verdad.

Quizás con esto también me repita, supongo que con otros casos el  hecho de no distinguir dónde está la verdad y la sabiduría, suele ser un motivo para que me quede mirando una historia de estas características.
Y en este contexto que uno y los propios debe transitar, Better...aflora para enseñar; enseñar que nadie tiene la vaca atada y que no hay miradas ingenuas, que la única perspectiva respecto del delito, los afectos, el progreso laboral, se descartan como arena en los zapatos.

Que el acto de timar (embaucar, robar, engañar), palabra más repetida x Jimmy "el resbaladizo", sirve para examinar. Acaso Jimmy el resbaladizo hace honor a "la nuestra" o aquel que tiene el mejor verso. Si resulta, como siempre, se ve admirable, si fracasa, si queda en evidencia, merece la condena social. Algo así como el video Rosadita vs. las cuentas macristas fantasmas de Panamá.

Pero a no lamentarse, sigo con el tema en cuestión. En una escena, Mike, el calvo, accede a realizar un eventual "trabajo" como custodio de un ladrón de drogas de un laboratorio. Los dos comparten el momento del intercambio por billetes, con los típicos latinos narcos y antes de separarse el rati le da un consejo.

"Si vas a ser un criminal, haz tus deberes", aconseja. El inexperto delicuente aclara: "no soy alguien malo"
"Ser criminal no implica que seas malo. No importa el lado de la ley en el que uno esté, pero si haces un trato, tienes que mantener tu palabra".
Pavada de lección para empezar.