miércoles, marzo 23, 2016

Vino el negro? Mirá vos!

El grillo que duerme adentro de casa hizo silencio con la luz del día, no sé por qué me remitió a la mariposa nocturna que ayer se coló en la redacción. Sin embargo la chicharra ya empieza a hacer su juego.
A contramano de las cadenas de noticias embelesadas por reproducir cuanto antes la sonrisa de oreja a oreja de nuestro presidente y el casi saliente de los Estados Unidos, en Berazategui, la mañana del miércoles transita con una tranquilidad pasmosa.


Aquí no hay unabomber, como parece se coló uno en Radio Nacional. Tampoco hay polémica por banderitas en la plaza. Los cultores del neoperiodismo del establishement, ayer se mofaron con los críticos. Pero muchachos, seamos sinceros, las  de estrellitas y rayas connotan muchas más cosas en occidente que las de Rusia, China o Sri Lanka, de ahí que perturbe.
Afortunadamente, un lector de la revista Barcelona, recordó una de sus tapas, "Yankis, come home".

Mientras acá el lavarropas y algún auto eventual que pasa, suenan, leer a los fieles de La Nación, retrucando la nota que revela la expulsión de 250 trabajadores de la Biblioteca Nacional, da cuanto menos vergüenza ajena.
Ellos que suelen señalar a peronistas con el famoso "zapatillas sí, libros no", día a día van colándose en la educación y cierran grifos para los que menos tienen.
Ayer, a propósito, la colega ejemplar del periodismo, Miriam Lewin dio una mini cátegra vía twitter:
"Despidieron a un cuarto de los 1000 empleados de la Biblioteca Nacional. La de New York, tiene 3147, y es solo de New York, no Nacional"
Pero no me jodan con esto, hoy no, llegó Barack y Michelle, como les gusta acotar a las chicas de #niunamenos, con esa necesidad de minimizar al hombre más poderoso de la tierra. Ese que hoy será (si ya no lo es) honrado con la gentileza de nuestras relaciones carnales, para quedarle a su sucesor Donald Trump, la chance de recuperar el ALCA y todos los controles continentales que hagan falta.
Mientras tanto, aquí crecen los carteles de alquiler, ya lo dijo ayer Carlitos Rottemberg, a propósito del teatro under, "muchos van a cerrar porque tendrán problemas para pagar la luz".
Aquí el ingenio popular va remitiendo al 2001 y a tomar los espacios, hasta que por supuesto los buchones drones de Cambiemos, nos lo permitan.
Así el grupo de venta de libros usados se expande en facebook y yo pienso que en breve, podría ocurrir lo mismo con la verdurita y algunos biscochos para el mate, habrá que cruzar los dedos para que los wifi alternativos o municipales sigan funcionando. De los operadores de cable y las telefónicas, sabemos, nunca se puede confiar del todo.
Imagino a Barbara Diez, jermu de Larreta, planificando la distribución de los invitados al momento de la cena, en el mejor estilo de los Underwood. Ninguna duda que el más incómodo estará ubicado al fondo a la derecha. Alguna vez Marcelito Tinelli se quejó por esa asignación en un Martín Fierro, a modo de marcar el terreno. Igual hoy el cabezón tiene otros problemas, que se irán despejando. Por lo pronto, ya Cristóbal parece separarse de su sociedad con Ideas y Clarín, lo que servirá para devolverle el aire (literal) al conductor de El Trece.
Algunos/as colegas no salen de la euforia con "este momento histórico" y uno piensa invariablemente en Braden, en el Canciller Haig, durante la guerra de Malvinas y en el mismo Turco piropéandolo a Bush, en tristemente célebre encuentro.
Yo prefiero quedarme con la memoria de esa carta dolorosamente magní
fica que ayer leí de Felix Bruzzone
http://www.revistaanfibia.com/cronica/paciencia-de-tenedores-y-cucharas/

Cómo podrán sobrellevar los racistas del nuevo gobierno, la convivencia con el negro? Es una verdadera incógnita. Porque por más que les resulte cool, en Bariloche ya dieron algunas señales de su falta de tino. "Fuera negro de mierda", fue una de las primeras pintadas y no me vengan a decir que fue escrita por La Cámpora.

Ayer Telenoche, nos hizo sentir parte de la cocina de este especial momento. Esa tramposa manera de hacernos pertenecer. La nota del prime time refería a "cenando con Obama" y hoy, mientras los pibes se preparan para su ansiado (y el de varios) fin de semana largo y rebuscársela con un almuerzo frugal, uno entiende que, sin dudas, esta será la menos Semana Santa de todas.
Por último y en relación al premio de la paz y "negro querido", ya los veo a los de "si podemos", impulsándola a su compañera a que dibuje algún pasito junto a la buena y glamorosa de Awada.
Ellos sí saben bailar, advertirán, con la memoria rumiante de Cris, danzando en la Rosada.

Es que hay otra celebración más triste que comenzará mañana y la que recuerda los 40 años del golpe que nos llevó a todos los presentes a inculcarnos una razón de ser distinta. Por que quién puede dudar a esta altura del partido que los milicos alteraron la información de nuestro ADN?

Hasta hace poco, para los que vivimos la primera juventud con la vuelta de la democracia, Semana Santa, también refería a los fallidos intentos de golpe de los carapintadas. Algunos de éstos, seguramente, hoy y mañana honrarán al presidente norteamericano. Qué loco. Justo ellos los que "son héroes de Malvinas", parafraseando a otra frase lamentable de nuestra memoria, salida de la boca de Raúl Alfonsín.

Por último y en mi caso, vuelvo a lamentar que en la previa de esta semana religiosa, para los cristianos, ya no haya demasiado lugar para e Jesús de todos. Sí, lo digo así, hoy todo es la bandera de cada uno y las batallas encendidas de las falsas ideas propias. Me gustó la frase histórica que rescató el periodista de policiales, Ignacio Ramirez , en su cuenta de twitter. "Hemos aprendido a volar como los pájaros y a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir juntos como hermanos"