miércoles, marzo 18, 2015

Puerto reventador de estrellas

Estoy a segundos de editar una nota sobre Puerto Deseado, un lugar bárbaro que conocí, hoy me parecen hace mil años, pero no fueron tantos.
Claro que si pienso en Puerto, Pirámides surge en el acto. Ayer, mientras hablaba con una amiga que reside en ese maravilloso lugar, me lamentaba imaginando cuándo el alma de uno se volvería a empalagar con ese lugar. Incluso hoy cuando salgo a caminar para quemar angustias (o frustraciones) por Ducilo, me soñé haciendo el esfuerzo de resistencia, junto a ese mar contenido por un anfiteatro rocoso.
Cuando conocí Puerto Pirámides, promediando los ochenta, la frase "yo conozco ese lugar donde revientan las estrellas", le cabía como redundancia. Me quedé corto. (como este texto, pero como digo siempre, ya seguiré)