lunes, mayo 12, 2014

Tenés razón

La frase, (mentirosa ciertamente) se instala como verdad infranqueable. Por esto desafío a quien sea capaz de negarme que nuestro presente no es casi como un revival del renacentismo.
Aquí estamos todos, padres e hijos, intelectuales, políticos, amigos históricos, eventuales o advenedizos, compañeros de trabajos, vecinos y policías, cultores de la libertad de expresión o de género, disputándonos la autoridad de la razón.
Y quien se atreva a otorgárnosla no hará más que engañarnos por un rato.
La revancha, (especialmente si existen diferencias en relación al poder),  saldrá a la luz, enseguida con alguna excusa para dejar en claro que no hay nada más incoherente que creerse dueño de algún conocimiento superior.
¿Vos qué sabés? No entendés nada, te falta curtirte, calle, hashtags, apple, vento y así hasta el aburrimiento.
Acaso en inglés "You had no reason", parece significar otra cosa, algo que lejos del poder de la palabra, invita a argumentar, a buscar un consenso del que hoy parecemos estar ajenos.
Así pues, nos quedamos en nuestro mundillo, silenciosos y con nuestras verdades absolutas a cuestas. Sólo para entendidos.
O sea, yo y nadie más.