viernes, julio 26, 2013

Lo que no vuelve

(Massa no tiene la culpa, pero el jingle es una tentación para el retruque)

No vuelven
los años inocentes
los libros que muerden
los amores furtivos
los amigos que se creían y
que el tiempo pierde.

No vuelven
las manzanas de las luces
la esperanza desinteresada
todo aquello en qué creímos
otra noción del mañana.

No vuelve,
Spinetta y su luz mágica
Perón con quinquenal reloaded
la izquierda de La Paz,
combativa pero noble.

No vuelve Chachacha
ni sus desquicios,
el Bocha, sus gambetas y balbuceos,
el mejor de los eneros
la mirada de los que sentimos ajenos.

No vuelve la generosidad
de los que mucho tienen,
la misericordia por los afligidos,
la preocupación por los
pobres callejeros.

Con todo el optimismo del mundo,
y la ilusión de sanar el territorio
compartido, lamento decirle
amigo, amigos, que los sueños
como colectivos de la noche,
no vuelven.

...
Por lo menos hasta el alba
y después de cagarte de bien de frío.