lunes, mayo 06, 2013

Independiente, el club que eligió ser adjetivo

"Que sostiene sus derechos u opiniones sin intervención ajena".
Adjetivo: "Que expresa cualidad" "que califica o determina al sustantivo".

Repaso mentalmente el inventario de los equipos de fútbol nacionales. Además del rojo intenso y de esta idea de usar al diablo como exponente en un país eminentemente católico, elegir un club donde no hay nombre propio si no un calificativo, resulta cuanto menos curioso.
Ñuls,Velez, el río de la plata, los santos y sus derivados (bohemios, provinciales y Rosario, por ejemplo), la ciudad de la ribera y hasta la rivalidad barrial con un club verbal, aunque gerundio (corriendo club, es de por sí una agitada definición que le quita encanto a la acción), alternan entre nombres propios y traducciones forzadas, pero ninguno es adjetivo.
Por eso el rojo (no "el sucio trapo", aunque tampoco estaría mal), el equipo de Satán (¿a quién rezarle hoy cuando estamos con la soga al cuello? ¿A Dios? Imposible) y la palabra que describe y da carácter al sujeto (¿quién puede negar que esta no sea la función primaria del adjetivo?), todo esto es un combo único para creer, más allá de los detractores eternos.