viernes, abril 26, 2013

Borda: Orientación vocacional, cine, radio, impresiones

Hay una chica dispuesta a resolver su incertidumbre acerca del futuro profesional. Va al Borda porque sabe que los tests de orientación vocacional son de lo mejorcito de la Argentina. Eso sí, debe esquivar el enjambre espontáneo de quienes intentan robarle una risa y un cigarrillo.
Hay un muchacho mal del bocho, claro, que espera a su hermana famosa (o cuanto menos su aporte mensual) para poder seguir teniendo crédito en el boliche de enfrente donde se venden sanguches varios (de salame seguro). Claro que el hermano de Susana Giménez, se irá a otro mundo mejor sin tener las chances de salirse del neuropsiquiátrico.
Hay una película bisagra de los ochenta que fascinó a los casi exadolescentes de entonces por su lenguaje y mensaje. "Hombre mirando al sudeste", supo ser mucho más que una provocación.
Hay una radio "La colifata", que entre el eter, el afecto de aspirantes a artistas y asistentes sociales, pudo sacar a la superficie un tema tan tabú como la locura y el abandono.
Todo eso fue el Borda. Hoy son escombros, psicóticos abandonados a su (mala) suerte y luchadores de la salud, intentando impedir la agonía de un sistema que no da lugar a los distintos.
Hay una polémica hueca que no resiste un solo comentario frente a la represión. Y un pasado que fastidia y que ni el dólar blue, ni el llanto de Antonia, servirá para callarlo.