martes, diciembre 11, 2012

Imaginación Cero

Los cambios de hábitos suceden y se van asimilando naturalmente; así la idea de tararear una canción en inglés al mejor estilo Capusotto, representó numerosos cuestionamientos de amigos, por la falta de rigor al tema original, sin pensar que jugar con el divague, el cuelgue de entonar hueveadas, representaba en realidad, la libre interpretación de lo que tal música, tal artista y tal canción significaba en el delirio de decodificar el tema "a piacere".
Lo mismo va ocurriendo con algunos libros o al momento de escuchar algunos programas de radio. La mente, sin controlar, dibuja entre nosotros un perfil de los sujetos, de los escenarios, de las situaciones que siempre terminarán reprochándoselo al cine o a la "realidad", cuando los personajes y las circunstancias no se correspondan con lo que pensamos en nuestra invención espontánea.
Después de todo, nunca diré...(spinetta máxima), pero la rueda del presente enmarca cada vez más las saludables especulaciones de la imaginación. Las llamadas telefónicas o incluso el chat con sus redes renovadas, hoy tienen formas y características que no dejan margen para bosquejar a quien está del otro lado. Queda la fantasía de lo confuso, de lo extraño, de lo lejano, de lo ajeno, como lugar de protección onírica. Si no, lamento decirlo, TODO SE VUELVE IMAGINACIÓN 0.