miércoles, noviembre 21, 2012

Se busca lavacopas

Descubro el anuncio después de dar vueltas por mi barrio a propósito de nada. En esto de otras vidas posibles pienso que estaría bueno tomar un laburo como éste, donde pasar desapercibido, el agua y el detergente depura los fantasmas del bocho, el campaneo del vidrio refleja la tensión del compromiso con la tarea. Eso de estar en un lugar por que sí, dejando los cuestionamientos a los otros. Mirando de reojo el reloj, para rajarse a un bailongo, o por unos vinos. 
La lista de trabajos de relegados, como cavar pozos, cargar escombros o fiambres, lavar autos, llevar carros, me hacen acordar algo al personaje que Fresán creó en Historia Argentina, con el pibe como último eslabón de la cadena, que irritó a su jefe autoritario, quien decide castigarlo limpiando el horno...tarea que el muchacho realizaba a diario. Creo que en este blog, me referí alguna vez al tema, pero insisto en esto de las tareas despojadas de "deber ser".