miércoles, noviembre 21, 2012

Magdalena x albahaca

La casualidad o la sintonía fina que se transmite entre amigos, a pesar de las distancias y lo alienígena de la vida, me lleva a descubrir a mi amiga Korse, hablando de Proust (o citándolo, no vi bien), justo cuando su magdalena me daba vueltas como excusa para continuar mi labor en la siembra.
Sucede que entre el calor, mi resistencia o tozudez galega, en esto del oficio familiar, sin descuidar otras razones-excusas, los plantines de la primera tanda, andan de capa caída, merced al clima y a los trolos caracoles que con las hormigas diminuta suman más fortalezas que camionero sin referente claro.

 


Decía que la albahaca, me ayuda en esto de pensar o repensar proyecciones oníricas, antes que bucear las páginas de "En busca del tiempo perdido". Será por ese verde indestructible, superior al inglés del galpón renovado.


Acaso, el perfume inevitable que se instala de prepo para que uno se rinda fácilmente admitiendo su presencia (como planta, o en cualquier plato).
O por qué no, el sentido de su palabra que, a priori, sin mediar diccionario, da señales suficientes para suponerla oriunda del mundo árabe. Oportuno con mis críticas recientes y debilidad para reivindicar una vez más, el sentido del reino de "Las mil y una noches".

Wikipedia no falla:


Aspectos culturales de la albahaca

La planta ha sido frecuentemente considerada como venenosa; mientras las leyendas africanas afirman que protege de losescorpiones, las tradiciones europeas aseveran que es un símbolo de Satanás, aunque en lugares como la India es sumamente reverenciada. De forma análoga, en la actualidad es un signo de amor en Italia, pero representaba el odio, la desgracia y la pobreza en la antigua Grecia.
En la localidad valenciana de Bétera se cultivan ejemplares de más de dos metros de altura y de entre 2,5 y 4 metros de anchura para la ofrenda dedicada a la Virgen de la Asunción, en la tradicional fiesta de "Les Alfàbegues". El truco para conseguir dicha magnitud se mantiene en secreto.
En la Región de Murcia se la denomina habitualmente alhábega, forma relacionada con el catalán alfàbrega (o alfàbega).
En algunas culturas caribeñas se la considera con poderes naturales que ahuyentan las malas influencias espirituales (espíritus oscuros) y atraen las corrientes positivas de los espíritus de luz. En Cuba es muy usada en sesiones espiritistas y es costumbre pasar un ramo fresco por la cabeza y el cuerpo del médium. Entre espiritistas y médiums, la albahaca es la hierba más recomendada para los creyentes.
En este aspecto, en ciertas regiones del centro de México, la albahaca es utilizada para atraer la fortuna, colocando una maceta con la hierba en la puerta o en alguna ventana de una tienda o negocio; el desarrollo de la planta es signo de la bonanza del negocio, pues demuestra lo cuidadoso que es el dueño tanto del negocio, como de la planta.
Tampoco los chilenos con una página dedicada al tema
http://etimologias.dechile.net/?albahaca
El tarot de los sueños, no me deja demasiado tranquilo
Esta hierba aromática, siempre que se nos muestra en el sueño, es presagio de amargura, malos augurios, período de penas. Sin embargo, si en el sueño aparece una maceta con albahaca que tengamos colocada en una ventana, se interpreta como que se mantendrán alejados de nosotros posibles enemigas molestas visitas.

Igual voy comprendiendo que en este minidescanso de ilusiones huecas y sostén familiar (intentando que perduren lo heredado, lo aprendido), seguiré con mis herramientas vetustas y sin filo, para sacudir más modorra, cual hechicero, aprisionando una bic para arriba y abajo, con la firme convicción de que la tinta, sacará desde adentro, el demoníaco malgenio que, muuuy de vez en cuando, me invita a escribir algo.