miércoles, abril 05, 2017

Contraconvicciones

Una palma que se deja llevar por el viento rutero
La piba que sonríe sin abrir los ojos, apoyada en la ventana del bondi
El señalador perdido en la mochila (conservado por que sí)
Carcajadas del pasado reinstalando aquel encuentro de amigos
La luna colándose en la bruma de la noche
Esa estrofa que no para de talarme en la cabeza
La complicada manera de visualizar el ocaso
El desierto
Un ruiseñor de lata para regresar al lejano mundo de los cuentos.
Las certezas de los chotos dando cátedra con su miserabilidad
El silencio de dios
El olor a pescado
La culpa, el dolor, la bronca
Un barrilete estropeado
La canilla del fondo y su goteo persistente
La humedad dibujando la sombra de tus pasos
Los dedos patinando la cuarta cuerda de la guitarra
Resoplidos varios
Y tos. Mucha
El almoazin o como se llame al árabe que reza de madrugada
Nos despierta.