miércoles, febrero 08, 2017

El maestro Bokonon



-Entiendo que usted es Philp Castle, hijo de Julian Castle- le dije al artista.
-Tengo esa dicha.
-Estoy aquí para ver a su padre.
-¿Es usted vendedor de aspirinas?
-No.
-Qué pena. Mi padre anda escaso de aspirinas. ¿Alguna droga milagrosa? A mi padre le gusta obrar un milagro de cuando en cuando.
-No vendo drogas. Soy escritor.
-¿Por qué piensa que un escritor no es un vendedor de drogas?
-Concedido. Me declaro culpable.
-Mi padre necesita un libro que pueda leerle a la gente que agoniza o sufre mucho dolor. Supongo que no habrá escrito nada por el estilo.
-Todavía no.
-Creo que ganaría dinero. Ahí tiene otro consejo valioso.
-Supongo que podría retocar el salmo veintitrés, modificarlo un poco parfa que nadie se percate de que no soy el autor original.
-Bokonon intentó retocarlo. Bokonon descubrió que no podía cambiar una palabra.
- ¿También lo conoce a él?
-Tengo esa dicha. Fue mi tutor cuando yo era niño- Señaló el mosaico con gesto sentimental- También fue el tutor de Mona.
-¿Era un buen maestro?
- Mona y yo sabemos leer y escribir y hacer sumas sencillas-dijo Castle-, si se refiere a eso.

*Capítulo 70 de Cuna de Gato de Kurt Vonnegut