miércoles, noviembre 25, 2015

Rockanrolear también puede ser zitarrosear

No hay que ser tan obtuso para pensar cómo pelearla a lo que se viene. Diez días atrás dije que el rock nos puede ayudar, pero también hay tipos desde estos lares que pueden ayudar. Y no hablo de apelar al flaco y a Charly, o hasta los mismos Giros de Fito, ni Andrés, también Alejandro Del Prado, un tipo que desde los márgenes le pone poesía a la mugre, entiende como pocos esto de rockanrolear, sin que pelearla signifique únicamente desplegar la liturgia peronista. Porque batallar, no se ajusta sólo a entregarse a los designios del general, ni encriptarse obediente a los mandatos de la verticalidad. Batallar es sumergirse y subyugarse con lo noble, con el arte, con el propósito de que lo social resulte liberador. Eso es rockear.
Les dejo entonces un montón de palabras ensalzadas por el corrector ortográfico, esas de lunfardo, bien nuestras, de las que los nuevos y felices utilizarán sólo si el marketing se los pide.
A zitarrosear antes de que choquen los planetas, o los que te jedi armen otro pogo en Punta Carrasco.


Con su pajarita
Llamada  Juanita,
Y su mariposa
Marrón de madera.
Su guitarra negra,
Su gato del perro,
Su loro en el hombro.
Su remo de palo,
Su puente de fierro,
Con su voz de otro,
Su flor de papel,
Con su jopo y su “ Vinten ”,
Con su miel,
Y su “gomina ”.
Su onda entre Humphrey y Artigas,
Su luz cenital,
De “ almacén y bar ”,
Con su “ Jaguar ”,
Y su fusil,
Con sus “ Struchs ” .
Y su “ Contreras ”.
Su truco en su mesa
De Michoacán,
Su Carla Moriana,
Su Maria Serena,
Su caja automática,
Por la carretera,
Casi a ciento ochenta,
Guitarrón, octava,
Segunda y primera.
Escuchando un cassette,
De Juceca,
Su tapin con jetra y corbata,
Su ingrata jaqueca,
Su tierna sonrisa,
Su camisa blanca,
Y pañuelo de seda,
Su pastel de papas,
Con Chabuca en Lima,
O en Chiapas
Aquel campanario
Al final del Adagio,
Con Dioni, Don Julio,
Aboytes, Guarneros,
Caíto y ya basta,
Sombrero de paja
Con gafas urbanas,
Con su nostalgia campesina.
Su pasión marxista
Su blues oriental,
Su mate de hueso,
Su sándalo herido,
Perfumando exilios,
Zambita cantale
al muchacho prohibido,
no sin pero si,
que con sin ton ni son,
digo sin pero con, motivo,
por eso te pido,
zambita cantale,
decíle al oído,
que triste y que lindo,
¡que alegre es el vuelo
de los “ Ignoritos ” !,
que silbando van,
que silbando vienen,
ah, por el éter del mundo,
ah, por la plata del río,
ay, mi cantor uruguayo,
yo te acuso de argentino.
Por tu pajarita
Llamada juanita,
Y tu mariposa
Marrón de madera.
tu guitarra negra,
tu gato del perro,
tu loro en el hombro.
tu remo de palo,
tu puente de fierro,
Con tu voz de otro,
En el bis de tu destino,
Para y por siempre
Al cantar, cantando,
Yo te voy a acompañar,
Porque no puedo dejar
de “ alfredear
Zitarroseando ”.
de alfredear
Zitarroseando..

https://www.youtube.com/watch?v=4yENcnodzT4