martes, mayo 26, 2015

¿Telefe canibalizado?

Con la muy mala noche de Entre Caníbales de ayer, las posibilidades de perder la hegemonía del canal de las Pelotas, parece irremediable. No voy a referirme a su competidor, pero sí a la estrategia de Campanella.
Creo que por  más Breaking Bad y House of Cards que existan, aún el espectador argentino no está preparado para identificarse con un protagonista maldito. Alcanza con hacer un repaso de  nuestra tevé para darnos cuenta. Si siempre se lucieron los malos en las series audaces, fueron como contrafiguras.
Efecto crímenes efedrinas, incluso caso Nisman, exacerbación de las denuncias locales, el culto a la violencia en un país, lastimado y con heridas que no cierran, más el susurrar de la Carrió en los juicios de valor, para el director de El secreto de sus ojos, lo apartó del mensaje esperanzador y un sentido de pertenencia más amable, del que por ahora Entre Caníbales, dista de exhibir.
Por otro lado, mal que les pese a muchos Furriel y Vicuña son buenos segundos, nunca primeros.
En tal sentido, el canal líder debería revisar cómo es su relación con las productoras salientes, pensar más allá de lanzamientos feroces, tomar una determinación sobre sus repeticiones y no descuidar el formato costumbrista y sobretodo la impronta que le dieron los productos de Estevanez y Ortega, al margen de que pueda gustarnos todo lo que hacen o no.
El enamoramiento desmedido con los cineastas propios de culto, puede acabar canibalizándolo todo.