martes, diciembre 23, 2014

Traiciones y oportunidades

Conversábamos con mi amigo Jorge, de regreso de Lomas, en el Roca, sobre las cuestiones sociales y las traiciones. Bah, delirábamos, en el medio surgió lo de jodido que tienen las series yankies, en alusión a Walking Dead y Sons of Anarchy. Por supuesto las mencionábamos sin ser entendidos en la materia, pero las bajadas de línea sobre traicionar a la tribu, o justificar los crímenes para que no "te caguen los zombies", nos llevó a pensar que el formato siempre es el mismo, destruir lo ajeno, al otro, a lo que se teme, lo que subvierte. Nada nuevo en el cool capitalismo. De golpe reconocimos, sin embargo, que los yankis con sus prejuicios, siempre bajan línea en eso de "la vida te da una chance más, no importa que hayas hecho".
Prinzo, mi amigo, se remitió al América de Kafka y a otro libro de Vonnegut y dijo algo así. "Ves, América, hace referencia al país de las oportunidades, te habla de los que llegaron pero también deja abierto eso de que muchos con la crisis que surgió después debieron volverse. Eso sí, para los que se quedaban, no importa si mataste o qué hiciste, tenés una más, pero eso sí, arreglátelas solo".
En tren de especular, llevo mucho tiempo preguntándome por qué en la Argentina, hay un regodeo con las situaciones de traición.
De Cobos, a Insaurralde, de Coppola a Tinelli y Sebastián Ortega. La lista podría seguir con Rial-Ventura, Lila y UNEN, Lanata y sus ex amigos, Boudou, el Turco y su revolución productiva, el Indio y los Redondos, así al infinito y más acá. La historia también da cuenta de ello, con Urquiza vencedor vencido, Belgrano abandonau, San Martín, los exilios, Moreno envenenau, el Pocho y los imberbes, Chacho renunciando, Cristina y su desconfianza a Scioli, Clarín antes y después del acuerdo con Cablevisión.
En síntesis, súmenle la historia que quieran.
Volviendo: lo loco de la charla con Jorge, fue ver cómo al final de todo, fuimos rescatando ese aspecto yanki. Ojo, no es una oda a la democracia del Norte, pero en esa idea de superar el formato traición, podría estar la clave de una ilusión mayor. Qué se yo, pensar que en esta vida, en esta tierra, en estos tiempos, todos nos debemos una segunda oportunidad.