jueves, enero 02, 2014

Agua,luz, fin de año, penicilina

Un cruce con una amiga con mi visión liviana acerca de que un corte de luz ayudó a recuperar los vínculos vecinos, me sirvió para entender que a veces las palabras se vuelven nocivas, por no decir impropias o inútiles. Cada día entiendo por qué RW adoptó su silencio como camino. Escribir puede ser un refugio hasta cierto punto. Cuando te falta lo primario, lo indispensable, cuando las horas repiten la desidia de una rutina que se deteriora más, no da para pensar en literatura salvadora. En medio de tanto tedio, duele la inacción, la falta de respuestas, o la acumulación de lugares comunes. Duele la falta de presencia. A veces preferiría, antes que Cristina salga a decir algo que nos calme, sería bueno que abandonara el camino de la palabra inteligente, por el hecho de acompañar. Poner el cuerpo, eso de lo que tanto hace y se jacta el kirchnerismo, pero cuyo mensaje debe estar en algo tan primario como la salud social en riesgo.
Pero esto no pretende caer en la trampa de las columnas ilumnistas de la política. Nada más alejado que esto, si son por las condiciones propias. Dos días sin luz, dos sin aguas, muchos amigos que la están pasando peor. 38 ° de fiebre promedio durante 7 días (entre el año viejo y el año nuevo), laburo con piquete incluido entre 40 grados de calor, Saverio, también apestado, Cata más sensible que nunca, Gabriela sostienendo platos chinos propios y ajenos. Ni el homenaje a Milito, sirvió para amenizar engañosamente toda esta angustia.
Delirius tremen o mucho menos que eso en cada noche. Lo bueno de la fiebre por  la noche es que, necesariamente, no te hace pensar en aquellos temas que te hacen mal y que son tu karma. De golpe el tema de la banda narco que cayó, se tala en mi cerebro como si nada y se construye y se recicla, como tetris de teclados gastados, que se niegan a acompañar con la mente lo que transmitimos con las manos. La orden de cambiar la idea, no funciona cuando tenés temperatura. Fallan los globulitos, viene la penicilina, con posible internación el sábado. ¿el 31? En casa, tranquilos, tolerantes los chicos, la gemininana más yin yang que nunca. El primero sin tregua, no voy al trabajo, si al hospital como dije. Suena dramático pero no son más que placas en la garganta. El drama lo viven Victoria y Nicolás, sobretodo Nico, con la muerte de su papá, después de un mediodía pipón y el juego de truco más traicionero de la tierra. (Ya hablaré de Enrique en el próximo Post), la sobrina de Gabriela y Lord Jim están haciéndose más padres que nunca, léase, además de Hermes y el hijo que está en camino, se van haciendo cargo de lo que dejan los padres. Ojalá mañana pueda abrazarlos en Ezpeleta.
Así las cosas, el Pes 2014 tiene a Cristiano y a Messi, pero cuando el día a día te caga a pelotazos lo mejor es poner pausa hasta que aclare (bah, desensillar decían, no?)
No hay remate, por ahora.