miércoles, diciembre 18, 2013

Remolinos de furia

Marengo se mete con Insaurralde, los diarios amplifican las odas a Lázaro Báez, los cortes de luz se multiplican como un dominó perfecto, las reservas se ven amenazadas permanentemente y los policías simulan una provisoria calma. Carlotto queda atrapada con un potencia ascenso. La Corpo llora y clama por un fiscal. América bardea a Beto Casella con un informe simil de Cabandié.  Lilita en el mes del año que decide trabajar twitea cada reunión que encara y dice que Cristina descansa en el Sur. Queda más que claro que Diciembre todavía no terminó. Que vendrán después de los cortes de luz y agua (¿los críticos que piden mano dura a las empresas de energía y que no las subsidien, qué proponen como alternativa?), los paros de micros de larga distancia, Moyano mediante. Docentes que obviarán sus licencias para asegurar que si no hay aumento no arrancan y el turismo en riesgo con robos organizados.
Maldije y lamenté el festejo de los 30 años, pero los republicanos que recalientan el caldo en verano, no me representan. Sus remolinos de furia, no me los creo. Y siempre se puede pensar mejor después de las tormentas. Lástima el odio segregacionista que sólo piensa castigar a los de siempre.