martes, octubre 30, 2012

Comecabezas

Cada día me cuesta más comprender el trabajo de ciertos prenseras. No digo que no las entienda, pero su capacidad para limarte el bocho, es inconmensurable. Las contratadas por siglas diversas, se contienen muuy de vez en cuando, acaso porque las calesitas de medios, no le dan tregua y deben reportar sus resultados al final de la jornada.
Las independientes, particularmente una con sello homónimo, supera lo imaginado. Apenas queda abierta una hendija para la nota, la casilla y el celular alternan la recepción de órdenes. Sí, es eso. Comprendo la desesperación, aunque el rigor para obtener la publicación de su cliente, no se condice con el material enviado...de hecho, los discos (si llegan) son enviados con la certeza de su logro satisfecho. No es justo utilizar un blog para esto, sí para hacer un meaculpa en esto dificultoso de saber decir que no, a quien corresponda, por más que vuelva y vuelva y vuelva. O reproche lo poco hecho.
Gajes de este desoficio.