martes, septiembre 18, 2012

Pudiste vencerme


Un insecto macho carnívoro
trajo la telaraña entre sus dientes,
fecundo su órgano de polen y simiente
y el ala del ave inmaculada mantuvo su brillo.

Bajo tu mano de toque en letargo
mi sangre abrió su roja armadura
tu roce desmembró mi arquitectura
y tus senos extendieron su largo.

Pudiste vencerme con tu sonrisa
y tu mirada de relámpago secular.
Tus inocentes muslos gravitaban los tiburones

Cuando tus dientes de mordisco abrieron mi camisa
y el corazón sin dudar germinó su rol pasional
despertando el instinto en mis labios destructores.
 (de Ricardo Alvarez)