jueves, diciembre 30, 2010

Encuentro casual

Ayer, post psic, me cruzo con una ¿colega? con quien diez años atrás solíamos coincidir al momento de colaborar en un medio. La tipa era interesante, escribía sobre turismo, se movía con la suficiencia de quien se sabe letrada, venía del sur, un apellido exótico, lunares dispersos pero que no alteraban la atención, etc. La charla en el 24, con los ingredientes de siempre, las competencias culturales e intelectuales mezclándose pero sin dar un solo punto en común, los ámbitos ajenos conocidos, de los que no formé ni creo formaré parte. Ella, en tono de escritora La Nación, yo más bonaerense que nunca. Hay vidas que uno se pierde, reflexioné, bajando raudamente del bondi. Y encima, el tiempo parece ensanchar las diferencias (de hecho, no la vi tan linda como suponía). Estos reencuentros, mejoran la sensibilidad y ensanchan la mirada.