lunes, agosto 23, 2010

Una máxima

Feliz el marido cuya esposa sabe qué es una labial fricativa. AB