miércoles, mayo 25, 2016

¿Patria? De Money a Charly

Mi hermano llama describiéndome la nada que C5N refleja en el tedeum mañanero.
Es 25 de mayo y, por la vigilia, uno ya sabía que la jornada, salvo con Locro en formato gourmet y vestuario al estilo "prendas de Star Wars", al oficialismo le importa poco o nada el sentido patriótico.

Elijo entonces, redoblar la apuesta, me sumerjo en El lado Oscuro de la Luna y charlamos con mi hijo de ese monumental solo de la falsa negra de El gran baile del cielo ("¿Sabés que la banda le propuso cantar como si se estuviera por morir?", pregunta ilustrándome) Entre Us and Them (sí, ellos y nosotros y Time), Money me invita a pensar en Mauri.

Lo digo y quien acababa de revelarme una anécdota me exige que separe las aguas.
Sumo grietita: "¿vos separás el rock del contexto, no es música nada más eh? ¿O te creés que los Floyd descartaban la situación social?", contraataco.
El eclipse generacional acaba, cada uno continúa con lo suyo.
Igual, el disco trasciende o amplifica este 25, rockear es lo que nos queda, ratifico como antes del inicio del #paisdelalegria. Si 'El lado oscuro' es universal, Bicicleta de Serú suena tanto así de rockero como patriótico.

Si lo escuchás de punta a punta, no hay estrofa que sobre para que cuaje con este nuevo y venturoso presente que nos toca transitar, aún comparándolo en su surgimiento durante la dictadura.

Yo creo que los kias nuevos, nunca se percataron con la canción de Alicia.
Al contrario, el exbigotito estaría entonces empachándose con Otro muerde el polvo.
Guarda, uno también lo cantó y bailó.
Aunque para mí suene nostalgioso y para él un vetomantra.

Desde A los jóvenes de ayer, Desarma y sangra y hasta Encuentro con el diablo ("nunca pensé encontrarme con el jefe, pidiéndome que diga lo que pienso, qué pienso yo de nuestra situación", "yo sólo soy un pedazo de tierra", me orienta Lebón), García confirma con notable talento su genialidad de entonces.
Metáforas donde The Who y nuestros tangueros se cruzan.

¿Decime si el "mirálos, míralos quizás pretenden en volver", no le tira un centro hasta para la voluntad camporista?

Quiero seguir con Giros mientras baldeo algo pero el vinilo salta y cede.

Fito es un par, pero la mañana corresponde a uno de mis próceres musicales Charly y un compilado suyo, me ayuda a poner los pies en tierra.

Yo no me voy a morir bailando en el cielo, como la muchacha convocada por Waters y Gilmour y aunque no exista una escuela que enseñe a vivir, el rock de dónde sea, también da algunos indicios para

entender de qué va la cosa.
Milicos más, lobbistas menos, aprender a los tumbos, pero con arte, a salir adelante.
Viva la patria. And Money, get away.