lunes, marzo 17, 2014

Me quedó algo colgado de House of Cards

Lindo para un debate a futuro. La mina, Claire, recaliente con su esposo, se raja para NY con su idílico amor, fotógrafo libre en sus actos, en su rutina, el tipo un privilegiado, hace lo que le gusta y cuenta con un Loft, más grande que el de Nico Repetto, en su momento en la calle Darwin, o aquel famoso de Galimberti.
Pero el progresismo en los EEUU, también se paga, acaso por esto, la vendetta del matrimonio Underwood, apunta certero al corazón de los bohemios, de los librepensadores, de los de mirada abierta. La lucha por el poder, no entiende de tamañas atribuciones, incluso de tipos que se vuelven ricos y excéntricos combinando arte con filantropía o viceversa. El franchute que tenía caliente a la rubia y aspirante a primera dama, lo paga cariiiiisimo. Y, por un momento, me detengo a pensar en tantos y tantos bohemios que aquí se vanaglorian con su libertad, mientras, por ejemplo, nosotros los del Buenos Aires profundo, seguimos ganando migajas y viendo como lloran su pánico por inseguridad, mientras el Conurbano, nos dicta la miseria de la real politik, con nuestros chicos sin colegios.
Perdón por la madeja inspiradora que no entiende de construcciones formales para escribir en este blog. Seguramente lo pagaré a futuro, aún sin loft, ni una rubia que muera por un servidor. Saludos.