sábado, noviembre 10, 2012

Mujeres al abordaje (Cinthia y Beatriz)

Una verborrágica, atrevida, de preguntas fáciles y mejores repreguntas. Otra, culta, cauta, experta en esto de dejar las reacciones para la intimidad de la soledad, donde la escritura bien vale sus buenos mangos (de hecho, en una entrevista cuando todavía editaba Puntos de vista, me confió su sugerencia a una colega suya venezolana para colaborar en La Nación: "hacelo te pagan 700 pesos que equivalen 700 dólares, ¿cuándo vas a recibir tanto dinero por una nota?", se preguntaba y le preguntaba. Lo concreto es que es simple y predecible imaginar a esta última, seleccionando a qué medio dará su veredicto respecto del 8N. Porque vamos a decirlo, Nación, Clarín y Perfil, se mueren por la mirada antropológica de nuestra filósofa postmo, entre sus páginas de cabecera.
Aclaro que es viernes a la medianoche e ignoro quién fue favorecido por la devota de Portantiero.
Y con Cinthia, qué hacen los muchachos? Pues nada, Clarín, ya dijo que perdió frente a los 250 mil, duelo desigual que al gran diario argentino le gusta encarar. Porque qué son sino desigualdades, esas que inventaron el "mitad más uno", "la mayoría silenciosa" y tantas otras imágenes cuyo valor oscila en la cantidad y sus consecuentes dividendos. Como sea, la piba, o no tanto, universitaria de UBA y no técnica de Tea (disculpen los amigos salidos de ese bachillerato del periodismo), va y vuelve con oficio, sobre su entorno. Toma y daca, intentando reflexionar, incluso frente a los tan ingeniosas expresiones que el diario de Mitre-Saguier, realzan para referir a las agresiones explícitas contra la investidura presidencial.

Bueno, aquí no sé dónde empiezan los palos para el rol y dónde para la mujer. Se sabe que los discípulos de la gauchesca, suelen manifestar debilidad por chicas cojonudas. Se permiten Esmeraldas, por razones obvias (esa cuyo novio fue asesor de quien escribió el 19 de diciembre el discurso del Estado de Sitio de Chupete y que ahora, exhibe vía twitter su sapiencia acerca de ciudadanía y republicanismo), bueno decía, se permiten Esmeraldas, o Beatrices (la aludida aunque sin nombrar, pero "popular" Sarloconmigo no), sin olvidar a la Guido, para demostrar que en cuestiones de legitimidad o representatividad, siempre la clase dominante tuvo exponentes femeninos. Acaso podrías sumar a las Silvinas, pero generaría problemas de polleras que la alta alcurnia, siempre bien sabe disimular.

Igual, la Cinthia, con i o y (este blog permite los errores y la confusión, de advenedizos protagonistas), ya superó el TT y vuelve al anonimato. "Te pagan por esto", fue el reclamo recurrente de los sabios manifestantes (el odio irascible, siempre es gratuito), pero aclaro muchachos: igual que a Sarlo, que a Morales Solá, que a María Laura y tantos otros exponentes que reflejan la patria verdadera. Bueno, ahora parece que la patria verdadera es la virtual, no? Los pibes con V de Venganza que responden a la minería tecnológica, son más reales que los arrastrados por el chori y la coca. En verdad, hacer defensa de su propiedad (que en definitiva es lo que más les preocupa), no es gratuito. Si ahí, estuvieron todos puteando en defensa de los dólares, contra el impuesto a las ganancias destinado a saciar los caprichos reggatoneros o de las asignaciones conejos, como describió un opinator lector del ex joven y ya don Saguier, en formato KKK, .(no se entusiasmen, es por Ku Kus Klan, aclaremos) pero argento.
Decía que ahí estaban las dos (bueno así las imagino) en diferentes destinos. Una en el obelisco, lugar que probablemente recorrió cuando llegó de Tucumán, como quien busca su Disney imaginado de la infancia; la otra, en Cabildo, donde suele ser mimada y vitoreada, reacciones que, sumado algún canje (gentileza Radio Mitre), le da chapa como para aprovechar invitaciones varias y de paso, encontrar temas para la columna de Viva del domingo.
Abordan los temas, una, que se dice sin titubeos en el face "zurda", presta a no dar vueltas; la otra, que cuando recuerda su añorado Esmeralda, piensa en cuántos alumnos lúcidos y bonitos la alabaron y por qué ninguno de ellos, terminó por convencerla a ser trasladada a un espacio antítesis de los "nolugar". Ese margen ajeno a los otros habitables por viajeros, yuppies o afortunados poseedores de divisas (que bien supo caracterizar en alguno de sus libros, refiriéndose al análisis, de shoppings, aeropuertos, museos y otras regiones cool, donde el barrio, es considerado, lo añejo, lo demodé).
Se habrán cruzado. Presupongo que sí, en los pasillos del 7, para seguir especulando. Quizás la García, la contemplo con cierta emoción reminiscente, tal vez por un libro o apunte querido de sus primeros años en comunicación. Sarlo, en cambio, habrá revisado mentalmente, sus cartuchos mediáticos, en pos de las futuras y seguras notas de sus editores aliados.

Después, en el 8N, quien sabe. Algo es seguro, a Cinthia, la habrán llamado los suyos, para saber cómo volvió, para elogiar su atrevimiento y valentía, casi adolescente, si se quiere, pero sincera. a Beatriz, probablemente, le susurraron el número de caracteres, el monto convenido según el tamaño de la nota. Monto que hasta el más noble, de los nobles (se sabe que Nación y Clarín, comparten parentescos más allá del papel), aún a regañadientes (250 mil personas, alcanzan para olvidar a columnistas protagónicos, al menos hasta el domingo latanista) pagarán como corresponde.