miércoles, enero 12, 2011

Balbuceantes, a la mesa!!

Escondedores de sueños, aunque no por esto resignados, minorías en el juego de la fanfarria, demoledores silenciosos de las certezas, deambulantes por que sí, refutadores de verdades iluminadas, y de noticias, carismáticos en la intimidad o en el cariño. Enemigos viscerales de divinos y populares, desconfiados de colegas engreídos; románticos incesantes (a veces algo aburridos), punkies para defender la condición (del barrio, de origen, de ánimo) y también para demolerla.

Talibanes contra los memoriosos-tragas de la vida (recitadores de equipos de fútbol, de cineastas raros, etc.) pero afectuosos de los recuerdos sentidos.
Admiradores de los que cargan bolsas en los puertos y de las maestras de vocación (cualquiera sea el oficio), gourmets de manjares de las abuelas y de los parrilleros sabios.

Balbucenates de las hipótesis nuevas, esas que caen de maduro, frente al dogma relgioso o la ortodoxia desplegada por los nuevos jeques del virtuosismo virtual.
Enemigos del twitter chimentero, pero no de los 140 caracteres con sentimiento.
Todos estos...¡a las mesas de las dichas!!, de una nueva literatura, de un periodismo más noble y menos egocéntrico.
Todos por las fotos que embellecen sin retoques!!, por las noticias que abran más preguntas que especulaciones.
A la mesa del alcohol y del humo, cuando hagan falta, de la amistad que juzga y lastima, pero calma.
A la mesa de los placeres, de los viajes, de las buenas películas, del fulbito y el metegol. A la mesa de los bailes y de la cumbia rutera y camionera (un ratito).
A la caza de un riff rocandrollero, en un buen auto, con Cobain y REM teloneros en nuestras ganas de cantar.
A los bares de los libros por leer, de los mensajes de texto histéricos (sólo si son creativos)
Hacia los caminos desolados para ponerles músicas, a compartir las monedas birritas, limpiabotas y malabaristas, a cambio, eso sí, de un relato con sonrisa, por más pequeño que pueda resultar.

Balbuceantes al camino, a la mesa, a especular con gnas, antes del salto, antes de nadar, antes de todo y después de nada.