martes, abril 20, 2010

"Se las sabe todas y no tiene un peso"

La frase oída en el subte no representa ninguna revelación. El tipo habla con la suficiencia que le da esta pseudoexperiencia de surfear los mandatos del nuevo milenio. Entiendo que citar históricos que pelaron su garra y quedaron en la miseria, hoy no convence a nadie. "El gran problema es la seguridad", me recita un especialista homeópata y mientras lo escucho, dudo en confesar el pecado de la solidaridad, de pensar en el prójimo, más allá de lo políticamente establecido.
Después, 12 o 13 horas más tarde, para dar cierta exactitud a este delirio, veo a tres pibes jugando a colgarse del bondi 33. Lógicamente la gente los pispea con desconfianza. Pensar que MTV y cualquier película yanqui, suele mostrar a otros adolescentes más cool, practicando deportes extremos. Aquí, igual la conclusión es que, un tipo que se arriesga no tiene miedo a nada y, por ende, es capaz de matar a cualquiera. ¿A quíén se le ocurre que la falta de autoestima deviene en un espíritu criminal?
El camino nos lleva a ninguna parte y el horizonte dista de ser una estimulante frase galeana.