viernes, abril 09, 2010

Conmigo o sinmigo

La tristemente célebre frase del sarandinense Herminio, vuelve a uno como tragedia, para continuar con los lugares comunes, hechos o como se llamen. El caso es que, por momentos, el fantasma de la confrontación sobrevuela el bocho y me hace dudar de tanto equilibrio, de lo saludable y correcto.
¿Será la tanada?, ¿la gallegada?, o el típico resentimiento del, a saber: bonaerense, hijo de padres separados, ex católico, ex ateo, ex, ex??? Quién tiene la respuesta. En síntesis y lo concreto es que a veces tengo la sospecha de que se está con una idea o se está en contra de ella. Probablemente con el paso de los años, la parca empieza a mostrar las uñas y la paciencia se acorta. También se estigmatiza mucho más a las personas, bue, depende. También todo lo que uno trae del pasado hace que la mirada sobre lo diverso, desencadene respuestas seguras. Bueno, ¿conmigo o en contra? Hueveo, especulator...total, después uno traiciónase sin anestesia, los deseos. Y en ese caso ¿quíén es el aliado y quién el rival?