jueves, diciembre 24, 2009

Entre tanta mala onda

...y oportunistas. Entre tanta bronca, tanto egoísmo, tanta arenga incendiaria. Quién piensa en los pibes?? Se acordará hoy Macri de los chicos y el paco, al momento de brindar?. Susana, ¿viajará a Punta, con un poquito de culpa? ¿Cómo celebrarán hoy los 120 monguis de la tapa de Gente? Bueno, se puede decir que todo esto es una campaña de odios desmedidos. Que la bronca oficial...que nunca hubo un gobierno tan desalmado. O como me sugirió hace unos días un amigo de la infancia "Los 350 pesos a los jubilados, se los gasta mi hijo en un par de zapatillas". Y bueno, todo se mezcla en estos tiempos. Y ni que hablar en Navidad. Por eso, el amigo Mario Benedetti, dejó algún norte para tener en cuenta.
Felicidades!!!

DEFENSA DE LA ALEGRÍA


Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos
defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias
defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres
defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa
defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría.